Marvimundo renueva su identidad corporativa en un interesante ejercicio de diseño gráfico

Marvimundo, una de las cadenas de perfumerías con mayor implantación en el sureste de España, ha contado con Portavoz para renovar su mítico logotipo, junto a un nuevo símbolo. Un ejercicio que como agencia de diseño gráfico  nos ha llevado a bucear en la arquitectura de marca de la competencia y de todo el sector de la perfumería, para construir una identidad corporativa que le aporte un espíritu premium a una marca en primera línea de la belleza.

Marvimundo identidad corporativa

Obsolescencia digital

En un primer análisis, detectamos que la identidad visual de Marvimundo había quedado técnicamente obsoleta. Factores como la delgadez de la serifa, la diferencia de grosor de los trazos de la tipografía y la variación de alturas en el encuadre del logotipo complicaban su aplicación, su reducción y su correcta lectura en los medios digitales. Como consecuencia de este análisis, llegamos a la conclusión de que el proyecto de diseño gráfico debía ir más allá de un simple restyling, para abordar un proceso de completa renovación de la marca, respetando –eso sí– algunas variables que permitiesen un cambio coherente para sus clientes, sus followers y sus públicos objetivo.

Convivencia natural

Este proceso de construcción de marca  se inició con un análisis de sus principales competidores, detectando las diferencias y similitudes cromáticas y formales en la identidad de las diferentes cadenas de perfumerías, para encontrar unas bases que nos permitiesen alejarnos de una imagen más joven y low cost, así como las claves para alcanzar el posicionamiento deseado por Marvimundo, presentándose como una opción mas moderna y con un toque premium que pudiese convivir con la cercanía de su modelo de  negocio.

Marvimundo identidad corporativa

Estas primeras claves, fundamentales para establecer las bases del diseño gráfico,  fueron implementadas con un  completo análisis de la identidad visual de las principales marcas de perfumería y belleza, para alinear nuestra futura marca con los productos que va a representar. Además, pusimos nuestro foco también en diferentes marcas complementarias, que si bien no pertenecen directamente al sector, sí que reflejan el ese nicho del pequeño lujo muy accesible aspiracional de Marvimundo.

La combinación de marcas como Louis Vuitton, Adolfo Dominguez, Calvin Klein, Versace, L’Occitane, Rituals, Nespresso, Mango, Hawkers o Fendi, nos reveló una valiosa información a la hora de jugar con los colores (prevaleciendo el negro como icono de la elegancia), buscar la sencillez de las formas, así como el diseño de un símbolo con la fuerza suficiente para sustituir en determinadas aplicaciones al logotipo, sin perder su identidad.

Sencillez y adaptabilidad

Marvimundo identidad corporativa

Durante el proceso de diseño gráfico de la identidad visual de la nueva marca, apostamos por la sencillez de las líneas, con el objetivo de establecer un logotipo mucho más compacto, que permitiera superar las dificultades de lectura, construcción y adaptabilidad del anterior, para poder proyectar una imagen mucho más moderna y coherente.

El equilibrio de las líneas era fundamental para conseguirlo, estructurando su construcción mediante una retícula organizada con la superposición de rectángulos áureos, que le aportan una armonía clásica al conjunto y de fácil distribución en cualquier soporte.

Marvimundo identidad corporativa - aplicaciones

Sin embargo, había un aspecto que era muy importante trabajar, sobre todo dentro de un sector en el que la variedad de soportes, la importancia de la estética y la necesidad de mantener una imagen coherente en todo momento es tan alta. Para ello, generamos un símbolo muy identificativo, en la misma línea formal del logotipo, pero capaz de sustentar diferentes y muy variadas aplicaciones, adaptándose así a cualquier formato, soporte y medio de comunicación conservando todos sus valores, proyectando una identidad visual coherente en todo momento y permitiendo que la marca pueda transmitir una imagen positiva sea cual sea su ubicación.

Apostamos por la sencillez de las líneas con el objetivo de establecer un logotipo más compacto

Aplicaciones

Marvimundo identidad corporativa

El riguroso proceso de diseño gráfico realizado, así como la concreción de los objetivos marcados en el proceso, nos ha permitido generar un manual de aplicaciones reglado, capaz de proyectar la identidad visual de la marca en cualquier soporte, ya sean muestras olfativas, bolsas, paquetería, así como todo tipo de aplicaciones. De este modo, el resultado final ha definido una marca que va mucho más allá de ser un simple logotipo, para reafirmar todo un sistema de identidad que ayude a proyectar la marca en todo momento, transmitiendo sus valores más emblemáticos de una forma muy elegante a los sentidos.

Marvimundo identidad corporativa - aplicaciones

Conclusión

Con la nueva identidad corporativa de Marvimundo, le hemos dado solución a los problemas que habían dejado obsoleto su anterior marca, permitiendo una mejor aplicación a cualquier soporte y permitiendo una adaptación positiva y llena de personalidad en el entorno online.

Del mismo modo, hemos construido una marca que renueva la estética de Marvimundo sin romper con las claves más estructurales del anterior diseño gráfico, permitiendo que sea muy fácil de asimilar por sus followers, y proyectando una identidad más contemporánea, elegante y con el toque premium planteado en los objetivos de branding.

Además, hemos dotado a la marca de un completo sistema de aplicaciones que la hacen flexible y adaptable a cualquier necesidad de comunicación de Marvimundo, tanto en soportes en los que se plantea pura, como conviviendo con imágenes o con medios en los que el dinamismo es fundamental.

Marvimundo identidad corporativa - final

Estamos, por lo tanto, ante un proyecto de diseño gráfico que, además de responder a la perfección a las necesidades actuales de branding de Marvimundo, goza de los elementos y las claves identitarias necesarias para proyectarse en el tiempo con eficacia y enfrentarse a los nuevos retos tecnológicos que se presenten.

 

 

Juanma Soriano, Creativo en Portavoz