¿Adelgazar? ¿Dejar de fumar?… Una de publicidad ¡¡marchando!!

14 enero 2014

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En una sociedad consumista y robotizada como la actual, la publicidad se comporta como mero transmisor de una realidad que no hace sino responder a lo que los ciudadanos esperamos que nos cuenten. Y aquí el valor de la publicidad reside en su capacidad para provocar respuesta a los distintos estímulos que, desde el amplio espectro de herramientas y medios, recibimos cada día y que algunos de los que lo miden todo cifran en algo así como decenas de miles de impactos diarios, lo que ya en sí representa un reto cuando de diferenciarse en esta jungla se trata.

En este camino paralelo de la publicidad con los hábitos ciudadanos, quién sabe si construidos a partir de ella (no entraré en esta discusión), nos encontramos estos días con “ofertas” de  adelgazamiento en forma de gimnasios, en forma de no sé qué pastillas…, cigarrillos electrónicos para dejar de fumar (ni más ni menos), y muchos otros casos que ahora “invitan”  ( y si fuera solo invitar) exactamente a lo contrario que hace solo un mes cuando de comer mucho turrón y beber mucho cava se trataba.

Mientras tanto, seguiremos creyendo que somos nosotros los que elegimos cada día lo que consumimos, cómo nos vestimos o qué coche nos compramos… y uno tan feliz.

Daniel Morote, director Comercial

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email