La publicidad ya no es publicidad

29 enero 2014

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Hace tiempo que se viene hablando sobre la evolución que la publicidad está sufriendo. Internet vino a poner patas arriba a los medios de comunicación como soportes publicitarios, pero también le dio una vuelta de campana a la forma de hacer publicidad.

La publicidad tradicional, la de siempre, es una forma intrusiva que el ciudadano no quiere porque interrumpe lo que el usuario quiere ver, leer o escuchar. La televisión, el ordenador, el móvil o la tablet, incluso la prensa y la radio, son ventanas por las que las marcas se asoman a sus clientes estorbándoles entre el contenido que sí quieren recibir.

¿De verdad creemos que las marcas están sabiéndose adaptar a las nuevas audiencias? Y no me refiero a Coca-Cola, ni a Procter & Gamble, me refiero a las marcas locales, a las marcas de empresas de servicios, de pequeñas y medianas empresas o, incluso, las empresas fabricantes que dejan su marca, a veces, en ningunas manos.

El consumidor elige lo que quiere ver, cuando lo quiere ver y, si es medianamente avanzado, se lo baja de Internet para verlo sin publicidad. Y es que esto no consiste solo en tener audiencia, sino en que te quieran y te elijan.

La nueva publicidad es poder mantener una conversación con tu público, es generar un contenido por el que, incluso, estarían dispuestos a pagar. La nueva publicidad son excelentes ideas materializadas también en formas muy alejadas de la comunicación, como hacer saltar a alguien desde la estratosfera.

La nueva publicidad no es publicidad, son ideas que podrían suponer, incluso, nuevas líneas de negocio para el anunciante.

 Fernando Caride, director creativo Ejecutivo

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email